¿Por qué el 75% de las startups mueren en sus primeros 5 años de vida?

¿Por qué el 75% de las startups mueren en sus primeros 5 años de vida?

Muchas startups mueren al cabo de poco tiempo de haber sido creadas e incluso habiendo conseguido una gran financiación externa.

En muchos de los casos la principal razón es que la relación entre los socios de la startup se deteriora, por las razones que sean. Por este motivo, una de las tareas más importantes a las que se debe afrontar un emprendedor a la hora de montar un negocio es la de elegir bien a sus socios. Pero puede que aunque los socios se lleven de maravilla, la startup fracase y acabe muriendo de todas formas. Entonces, ¿por qué mueren las startups?

Una razón es por una mala gestión del emprendedor. Y por mala gestión nos referimos a varias cosas: no tener claros los gastos fijos, confundir la tesorería personal con la de la empresa, y no dominar conceptos económicos como la diferencia entre facturación, ingresos y ganancias.

No darle la importancia necesaria al proceso de venta parece ser otra de las principales causas de este fenómeno. Centrar los esfuerzos en crear un producto perfecto o en tener una atención al cliente brillante, pero no hacerlo en vender el producto (que en definitiva es lo que trae los ingresos a la startup), mata lenta pero inevitablemente a la mayoría de estas pequeñas empresas.

mala gestion startup

El enamoramiento de la idea y la incapacidad para actualizarse cuando es necesario, consecuencia final del romanticismo del emprendedor con la idea original, es una de las razones por las que las startups muere incluso casi antes de haber nacido.

El emprendedor y su equipo, si lo tiene, deben mentalizarse de que cada día van a encontrarse problemas nuevos (mayores o menores), pero siempre problemas. Deben ser resolutivos y deben estudiar las raíces de los problemas existentes para que no se enquisten. Deben intentar adelantarse a los mismos y resolverlos desde el fondo, sin poner parches.

Otra de las causas por las que las startup cierran pronto es porque llegan demasiado tarde o demasiado temprano al mercado. O ya hay demasiada competencia y es imposible meterse en la mente del consumidor, o quizás tus potenciales clientes no entienden o aún no necesitan tu producto.

Por último, pero no por ello menos importante, crecer demasiado rápido es otro motivo por el que las empresas de reciente creación acaban muriendo. Una excesiva ampliación del equipo o una internacionalización prematura pueden acabar con el sueño emprendedor por un exceso de ambición. Es preferible dar pasos lentos pero seguros.

Estas son las principales razones por las que el 75% de las startups mueren en sus primeros 5 años de vida. Esperamos que sirvan para que los emprendedores tomen conciencia de lo que tienen entre manos y gestionen de forma correcta sus recursos.

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*