Trucos para causar una buena primera impresión en 30 segundos

Trucos para causar una buena primera impresión en 30 segundos

¿Sabías que solo se necesitan 30 segundos para saber si una persona te cae bien o no? ¿Para saber si podrías confiar en ella? Como animales sociales que somos, nos vemos empujados de forma instintiva a relacionarnos y a juntarnos con otras personas para sobrevivir, crecer y hasta para vender.

Conectar y causar una buena primera impresión es una de las habilidades más importantes en un mundo donde las prisas y la tecnología nos están arrebatando estas dos cualidades tan humanas.

Pero no todo está perdido (aún). Existen técnicas con las que podrás causar una buena primera impresión (ojo, que las siguientes impresiones también son importantes), en sólo 30 segundos. Vital si eres un emprendedor que necesita vender su idea a través del elevator pitch.

Trucos para causar una buena primera impresión

1. Mirar a los ojos de tu interlocutor: te permite crear conexiones instantáneas con las personas con las que tratas. Un buen ejercicio para entrenar esta habilidad es que anotes mentalmente, durante un día, el color de los ojos de todas las personas con las que te encuentres.

2. Sonreír: la mejor forma de ofrecer tu mejor cara es a través de tu sonrisa, así que intenta mantener una actitud positiva. Muestra cercanía, confianza y, lo mejor de todo, es gratis.

3. Recuerda su nombre y repítelo: no hay nada que guste menos que el hecho de que no se acuerden de tu nombre. Significa poco interés en la persona. ¿A que si te presentan a alguien que te gusta, te quedas con su nombre? Pues ya sabes.

4. Haz el camaleón: espera, espera, ya sé que suena un poco raro, pero te prometo que no tienes que hacer nada fuera de lugar. Hacer el camaleón* significa que te pongas en la misma posición corporal que la otra persona. Sirve para conectar de forma emocional, ya que si ambos cuerpos están sincronizados, la conexión es mayor.

Por ejemplo: si ésta cruza las piernas, hazlo tú también. Si se inclina hacia delante, tú haz lo propio, etc.

*Nota importante: hazlo con disimulo y poco a poco, o se creerá que le estás tomando el pelo. Puedes hacerlo una vez y parar 30 segundos, luego de nuevo, y así.

5. Haz coincidir tu voz con la suya: durante un día, imita la velocidad, el tono y la agudeza de la gente con la que hablas. Pero, como siempre, sin exagerar. Haz lo justo para ajustarte a ella sin parecer falso.

6. Escucha con atención, muestra interés y no interrumpas: De esta forma tu interlocutor se sentirá más cómodo y cercano. También es positivo hacerle ciertas preguntas (sólo alguna, que no parezca un interrogatorio) que demuestren que has estado escuchando y te interesa el tema del que habla tu interlocutor. Mirar el reloj, bostezar o mirar hacia otros lugares de forma constante mientras la otra persona te habla es de mala educación y causa mala impresión.

7. Piensa antes de hablar, sin perder naturalidad: Hay personas muy espontáneas que pueden resultar muy simpáticas, pero corren el riesgo de decir algo inadecuado. En cuestiones laborales, sobre todo si se trata de asuntos de negocios, es preferible medir nuestras palabras antes de hablar. Eso sí, intenta no convertirte en un robot frío y distante. Debes encontrar el equilibrio entre el control y la naturalidad.

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*